Entrevista a Begoña Ameztoy: “Un escritor tiene la obligación de escribir sobre sí mismo”

0
263

todoliteratura.es

Escritora, periodista y tertuliana en Crónicas MarcianasBegoña Ameztoy publica la segunda entrega de una trilogía que inició con El Señor de las Maravillas. En Yo fui la Elegida nos adentra en los misterios de una saga familiar donde se cruzan antepasados espectrales, reinas de la Belle Époque y no pocas derivadas autobiográficas. Desde lo más profundo de la Euskal Herria legendaria al San Sebastián de hoy, Yo fui la Elegida configura un relato apasionante que oscila entre el realismo mágico, la narrativa gótica y la autoficción.

¿Por qué una novela de sagas? ¿Cree que están de moda otra vez las sagas y los linajes?

(sorprendida) Pues no tengo ni idea. Siempre he escrito lo que he querido escribir, no me fijo en las modas.

“Yo fui la elegida” es la segunda parte de “El Señor de las Maravillas” va camino de una trilogía o prefiere emular a Marcel Proust.

Bueno, no me importaría pasar a la posteridad aunque fuera por el recuerdo de una magdalena.

¿Qué destacaría de “Yo fui la Elegida”?

Honestamente pienso que es una historia muy original. La protagonista, Maravillas Asparren se adentra en los tortuosos laberintos de su memoria para recuperar su infancia perdida, en la que descubre un mundo desconcertante y misterioso. Circunstancias extraordinarias y acontecimientos inexplicables de la inquietante saga familiar de “Los Hijos de Amets”.

Es un título muy personalista que sugiere que se trata de la propia historia de la autora ¿Por qué ese título?

Todo en una novela es verdad y es mentira. Los escritores somos vampíricos y por supuesto ególatras, ombliguistas y personalistas. Un escritor tiene la obligación de escribir sobre sí mismo.

Creo que el “universo literario” está bastante trillado y jodido

No ha contestado a mi pregunta ¿A qué se refiere la protagonista sintiéndose una “elegida”?

Además de personalista “Yo fui la Elegida” es una novela visionaria, mesiánica, cosmogónica, esotérica, de misterio, pero también muy pegada a la realidad y a la tierra que pisa.

¿Qué cree que aporta al universo literario?

La verdad es que no lo sé. Tampoco me he propuesto aportar nada ni descubrir la pólvora. Por otra parte, creo que el “universo literario” está bastante trillado y jodido, pero tengo mucha confianza en mi novela. Si no fuera mía, la leería sin duda, que ya es mucho decir.

En su trayectoria, además de guionista, figuran bastantes actividades y oficios ¿Esto beneficia o perjudica su labor novelística? ¿Y qué diferencia hay entre estas dos disciplinas?

Sin duda mi experiencia como guionista la enriquece y la beneficia. En todas mis novelas hay mucho diálogo, pero no son diálogos banales o estúpidos, son diálogos que arrastran la acción, muy fluidos con mucho movimiento. En definitiva cuento historias muy visuales. Todas ellas podrían ser un buen guión de cine. Ganaría mucho el cine español tan necesitado como está de buenos guiones, con Almodóvar a la cabeza, que es un pésimo guionista. En cuanto al resto de oficios, como tertuliana o columnista de prensa siempre hablo de mí misma, de mi punto de vista, de mis perspectivas, de mis intenciones, de mis opiniones. Insisto en este mensaje: creo que un escritor debería escribir de sí mismo. Es la única manera de aportar algo realmente genuino.

¿Y lo de pintora?

Hay que ganarse la vida ¿no? Yo empecé como pintora y retratista, pero lo abandoné un poco por la literatura, pensando que sería más rica y famosa, pero volví a equivocarme. Parezco muy segura de mí misma, pero cometo muchos errores.

Volvamos a la novela ¿Es un ajuste de cuentas con alguien?

(Risas) ¿Se nota mucho? Nadie es profeta en su tierra.

Un poco. Los amigos de Jorge Oteiza, el mundo la televisión, los representantes artísticos y el universo en general.

Ahora me arrepiento de haber sido poco vengativa, me he dejado mucho mediocre en el tintero.

¿Qué cuentas tiene pendientes con ellos?

Pocas o ninguna. Es una manera de denunciar un estado de cosas, una especie de hartazgo de la medianía de lo que observo en la realidad cotidiana. Pero no voy a especificar ni a concretar nada.

Da la sensación que los personajes de su novela orbitan y actúan todos a mayor gloria de la protagonista ¿Cuánto hay de ficción y de realidad en la historia?

Me encanta que me haga esta pregunta. Decía Theilard de Chardin “En el universo de lo cósmico lo que parece más increíble es lo que tiene más probabilidades de ser cierto”. También en mi novela, lo más increíble es lo más cierto. Y no me importa quedar como pedante. Cualquiera no puede citar a Chardin.

¿Quiere decir que lo más increíble es que habla con muertos?

(Risas) No pienso contestar.

¿Ni siquiera para vender más libros?

(risas) Bueno, lo que he hecho para vender más libros ha sido dedicar mi novela a Jorge Oteiza.

¿Quiere añadir algo más?

Nada, solo darle las gracias.

¿A Oteiza o a mí?

A los dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here